Actualidad

Repercusiones del ‘BREXIT’ en el ámbito tributario y aduanero

Previsiblemente, el próximo 29 de marzo de 2019 se haga efectiva la salida de la Unión Europea por parte de El Reino Unido. Si, como parece probable, no se alcanza un acuerdo con respecto a que las condiciones de la salida incluyan un régimen o período transitorio, ésta implicará que, a partir del 30 de marzo de 2019, El Reino Unido abandonará con efectos inmediatos el Mercado Único y la Unión Aduanera.

En este sentido, consideramos que la inmediatez de las repercusiones del comúnmente denominado “BREXIT” pueden tener un impacto significativo en su organización, así como en sus procedimientos y flujos logísticos, de modo que puede resultar necesario llevar a cabo un esfuerzo de evaluación anticipada, a fin de priorizar y adelantar, en lo posible, aquellos aspectos sometidos a obligaciones de tramitación previa, teniendo en cuenta los distintos ámbitos en que las consecuencias del Brexit pueden tener lugar:

  • Ámbito aduanero.

 

Desde una perspectiva aduanera, el Brexit implicará, entre otros efectos, que los flujos de mercancías entre España y El Reino Unido dejen de calificarse como “operaciones intracomunitarias” pasando a quedar sujetos a las oportunas obligaciones aduaneras.

Esas formalidades incluyen: la presentación de una declaración aduanera de importación o exportación, o de vinculación a otro régimen aduanero, para cada envío, la realización de controles aduaneros, el pago de derechos arancelarios y otros gravámenes que se devenguen con ocasión de la introducción, o de la necesidad de obtener certificaciones sanitarias, fitosanitarias, de calidad o de otro tipo para poder disponer de sus mercancías.

La introducción/envío de mercancías desde la Península, Baleares o Canarias con destino a El Reino Unido requerirá la presentación de una declaración normal en Aduana. En función del tipo y volumen de tráfico puede resultar conveniente optar por alguno de los procedimientos simplificados de declaración previstos en la normativa aduanera.

En el contexto de operaciones con trascendencia aduanera, conviene recordar que todos los operadores económicos deben identificarse a efectos aduaneros con un número de registro e identificación (número EORI), válido en toda la Unión Europea. Por tanto, aquellos operadores que no dispongan de un número EORI, deberán solicitarlo a través de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria.

De acuerdo con la normativa aduanera de la Unión, es posible presentar las declaraciones aduaneras, en nombre propio o bien a través de un representante aduanero inscrito en el registro correspondiente, siendo conveniente que cada operador analice cuál es la forma más idónea de proceder.

Adicionalmente, es necesario llevar a cabo una labor de anticipación, tendente a verificar si los bienes/productos objeto de exportación o importación están sujetos a la necesidad de recabar algún tipo de autorización o certificado emitido por alguna Autoridad, que pudieran implicar trámites anteriores al momento en que se produzcan las expediciones o recepciones.

  • En el ámbito del Impuesto sobre el Valor Añadido.

 

Las expediciones con destino al territorio de El Reino Unido estarán exentas dada su calificación como operaciones de exportación, resultando la declaración aduanera de exportación uno de los medios de prueba admitidos a efectos de justificar el derecho al beneficio de la exención.

Las importaciones procedentes de El Reino Unido, por su parte, pueden estar sujetas a la liquidación del IVA a la importación, con ocasión de la declaración aduanera, que debe ingresarse dentro de los plazos correspondientes.

Sin embargo, cabe la posibilidad, para aquellos sujetos pasivos inscritos en el Registro de Devolución Mensual de IVA, de ingresar las cuotas del IVA a la importación en la autoliquidación correspondiente al período en que se reciba el documento en el que conste la liquidación practicada por la Administración (sistema de diferimiento en el pago del IVA a la importación previsto en el artículo 167.Dos de la Ley del IVA). Para ello es preciso ejercitar la opción por este régimen de diferimiento a través de declaración censal, que debe presentarse durante el mes de noviembre anterior al ejercicio en que ha de surtir efectos.

Por otra parte, en la medida en que las operaciones realizadas entre los territorios de España y El Reino Unido dejan de calificarse como intracomunitarias, no deberán ser objeto de información mediante la declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias (modelo 349).

  • Impuestos Especiales.

 

En el ámbito las expediciones y recepciones de productos sometidos a Impuestos Especiales, como hemos señalado para la generalidad de las operaciones, el Brexit también implicará su calificación como exportaciones o importaciones y que, por tanto, les sea de aplicación plena la normativa aduanera de la Unión.

Al respecto, la Administración Tributaria ha expresado ya que el sistema intracomunitario EMCS (Excise Movement and Control System) no admitirá ni la recepción ni el envío de mensajes con destino o procedencia en El Reino Unido, a partir del 30 de marzo de 2019.

Enero de 2019

Departamento Fiscal

 

A mayor abundamiento, les facilitamos algunos enlaces web que pueden resultarles interesantes, en relación con el objeto de la presente nota:

https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/La_Agencia_Tributaria/Aduanas_e_Impuestos_Especiales/_Presentacion/Brexit/Brexit.shtml

https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/La_Agencia_Tributaria/Aduanas_e_Impuestos_Especiales/_Presentacion/Procedimientos_y_gestiones_en_la_Aduana/_EMPRESAS_Y_PROFESIONALES

http://www.comercio.mineco.gob.es/es-ES/brexit/Paginas/Introduccion.aspx

https://www.gov.uk/government/brexit

https://ec.europa.eu/info/brexit_en