Actualidad

Reducir la carga fiscal del IRPF antes de acabar el año.

De cara a la finalización del año, les informamos de diferentes medidas que pueden adoptar para disminuir la carga fiscal en la próxima declaración del IRPF correspondiente al año 2019.

  • Para los rendimientos del trabajo obtenidos de forma irregular en el tiempo (bonus), siempre que se hayan generado con un plazo superior a dos años, se podrán reducir en un 30% dichos rendimientos. En este caso, cabe analizar si aplicar dicha reducción es la mejor opción, teniendo en cuenta que aplicar esta reducción impediría poder volver a aplicarla en los cinco ejercicios siguientes.
  • Las aportaciones a planes de pensiones o a planes de previsión asegurados, siempre que no hayan superado los 8.000€ durante el año, ni el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas, reducirán la Base Imponible del Impuesto. También se podrán reducir hasta el límite de 2.500€, las aportaciones a planes de pensiones del cónyuge, siempre que éste perciba menos de 8.000€ en concepto de rendimientos del trabajo o actividades económicas.
  • Se podrán aprovechar de una reducción del 40% por rescate de su plan de pensiones en forma de capital por las aportaciones anteriores a 31 de diciembre de 2006, en caso de que la jubilación se hubiera producido entre 2011 y 2014, con un plazo para poder aplicar dicha reducción de 8 años, así como las jubilaciones producidas a partir de 2015, con un plazo de 2 años. Por tanto, los contribuyentes cuyas jubilaciones hayan tenido lugar en los años 2011 y 2017 solo dispondrán hasta final de este año 2019 para aprovechar dicha reducción del 40% por el rescate del plan de pensiones en forma de capital.
  • Las ganancias patrimoniales provenientes de activos financieros en mercados regulados (ya sean acciones, fondos de inversión o similares) pueden ser compensados con pérdidas de estos, por lo que es conveniente revisar si hay activos en pérdidas que pudieran compensar las ganancias obtenidas durante el presente ejercicio. Teniendo en cuenta que dichos valores vendidos con pérdidas no podrán ser adquiridos de nuevo en un plazo de dos meses.
  • Si disponen de una hipoteca por la adquisición de la vivienda habitual adquirida antes del 1 de enero de 2013, siempre que hayan tenido deducciones por esta vivienda en 2012 y ejercicios anteriores, pueden deducirse el 15% de hasta 9.040€ de inversión, por lo que amortizar parte de la hipoteca hasta llegar a dicho límite podría ser una opción de ahorro.
  • Los donativos a entidades sin ánimo de lucro podrán deducirse un 75% sobre los primeros 150€ donados y el resto de las aportaciones un 30%, pudiendo incrementarse hasta el 35% si la cantidad se destina a una misma entidad durante los últimos tres años y esta no ha disminuido. También podrán deducirse las cuotas de afiliación a partidos políticos en un 20%, con el máximo de 600€.

Por otro lado, también cabe advertir la posibilidad de que un nuevo gobierno decida incrementar la progresividad del IRPF de cara al próximo ejercicio, aumentando los tipos máximos de este Impuesto, ya sea en los ingresos incluidos en la Base General (rendimientos del trabajo y actividades económicas) o/y en las rentas incluidas en la Base del Ahorro (dividendos, intereses, ganancias patrimoniales por transmisión de valores, etc.), limitando los beneficios fiscales por aportación a planes de pensiones privados,…

Como de costumbre, quedamos a su disposición para aclarar o ampliar cualquier aspecto relacionado con el contenido de esta comunicación.

Diciembre de 2019

Departamento Fiscal