Actualidad

Proyecto de ley del impuesto sobre las transacciones financieras – “TASA TOBIN”

El pasado 18 de febrero, el Consejo de Ministros aprobó el Proyecto de Ley del Impuesto sobre las Transacciones Financieras, en la misma línea del proyecto que finalmente no prosperó en el ejercicio anterior, iniciándose su tramitación parlamentaria, con la apertura del plazo de presentación de enmiendas (en principio hasta el próximo 17 de marzo de 2020), y previéndose que la Ley entre en vigor a los tres meses de ser publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El mencionado Proyecto contempla la creación del nuevo Impuesto sobre las Transacciones Financieras (también conocido como “Tasa Tobin”; en adelante “ITF”) que gravará al 0,2% el importe de la contraprestación satisfecha (sin incluir los costes, comisiones, ni ningún otro gasto asociado a la operación) para la adquisición de acciones de sociedades españolas cotizadas cuya capitalización bursátil, a 1 de diciembre del año anterior a la adquisición, sea superior a los 1.000 millones de euros.

La sujeción al ITF se produce con independencia de la residencia de los agentes que intervengan en las operaciones y del lugar donde se efectúe la adquisición; al margen de que las adquisiciones se ejecuten en un centro de negociación, en cualquier otro mercado o sistema de contratación, o mediante acuerdos directos entre los contratantes.

En cualquier caso, en las adquisiciones ejecutadas en un centro de negociación, el ITF se devengará cuando se ejecuten dichas operaciones y en las realizadas al margen de un centro de negociación, el devengo se producirá en el momento en el que se produzca la anotación registral de los valores a favor del adquirente.

El Proyecto hace una distinción entre contribuyente (el adquirente de los valores sujetos al impuesto) y sujeto pasivo:

– La empresa de servicios de inversión o entidad de crédito que realice la adquisición por cuenta propia.

– En adquisiciones realizadas en un centro de negociación, como regla general, el miembro del mercado que la ejecute. No obstante, cuando en la transmisión de la orden al miembro del mercado intervengan uno o más intermediarios financieros por cuenta del adquirente, el sujeto pasivo será el intermediario financiero que reciba la orden directamente del adquirente.

– En adquisiciones ejecutadas en el ámbito de la actividad de un internalizador sistemático, el propio internalizador sistemático.

– En otros escenarios distintos a los anteriores será sujeto pasivo el intermediario financiero que reciba la orden del adquirente de los valores o realice su entrega a este último en virtud de la ejecución o liquidación de un instrumento o contrato financiero. Y si la adquisición se ejecuta sin la intervención de ninguna de las personas o entidades a que se refieren los párrafos anteriores, el sujeto pasivo será la entidad que preste el servicio de depósito de los valores por cuenta del adquirente.

Siendo el sujeto pasivo quien mensualmente deberá liquidar directamente el ITF o, a la espera de su desarrollo reglamentario, a través de un depositario central de valores encargado de la llevanza del registro contable de los valores objeto de adquisición. Y designándose como responsable solidario de la deuda tributaria al contribuyente que haya comunicado al sujeto pasivo información errónea o inexacta o no haya realizado tal comunicación, alcanzando la responsabilidad a la deuda tributaria.

No obstante lo anterior, se establecen una serie de exenciones que afectan al mercado primario y las necesarias para el funcionamiento de las infraestructuras del mercado, las de reestructuración empresarial, las que se realicen entre sociedades del mismo grupo y las cesiones de carácter temporal:

a) Las derivadas de la emisión de acciones y de los certificados de depósito representativos de acciones emitidas exclusivamente para crear dichos valores.

b) Las derivadas de una oferta pública de venta de acciones, en su colocación inicial entre inversores.

c) a g) Las realizadas por determinados intermediarios financieros (colocadores, aseguradores, intermediarios financieros encargados de la estabilización de precios, entidades de contrapartida central, depositarios centrales de valores, proveedores de liquidez y creadores de mercado), en cumplimiento de sus obligaciones o funciones (con el alcance y bajo las condiciones estrictamente establecidas en el artículo 3, letras c) a g) del Proyecto).

h) Las realizadas entre entidades que formen parte del mismo grupo mercantil.

i) Las adquisiciones a las que sea susceptible de aplicación el régimen de neutralidad fiscal para operaciones de reestructuración establecido en la normativa española del Impuesto sobre Sociedades, así como las adquisiciones originadas por operaciones de fusión o escisión de instituciones de inversión colectiva o de compartimentos o subfondos de instituciones de inversión colectiva.

j) Las operaciones de repo, préstamo de valores, simultáneas de compra-retroventa o una operación simultánea de venta-recompra, y de préstamo con reposición de garantía, y las operaciones de colateral con cambio de titularidad como consecuencia de un acuerdo de garantía financiera con cambio de titularidad.

k) Las adquisiciones derivadas de la aplicación de medidas de resolución adoptadas por la Junta Única de Resolución, o las autoridades nacionales de resolución competentes, en los términos previstos en el Reglamento (UE) 806/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de julio de 2014.

Departamento Fiscal

Marzo 2020