Actualidad

IVA 2020 – “Quick Fixes” o Soluciones Rápidas

En el marco del conjunto de medidas establecidas en la Directiva (EU) 2018/1910 y Reglamentos de Ejecución (EU) 2018/1909 y 2018/1912, a los efectos de armonizar y simplificar el IVA en la Unión Europea, el próximo 1 de enero de 2020 entran en vigor las “Quick Fixes” o cuatro soluciones rápidas con las que se trata de resolver, de forma más urgente, algunos de los principales problemas que actualmente se dan en el comercio intracomunitario de bienes, a la espera de la implantación del régimen definitivo de las operaciones intracomunitarias.

A continuación les resumimos las cuatro medidas adoptadas por la Comisión Europea, a la espera de ver como España las incorpora a su legislación interna y termina de definir cómo van a implementarse (circunstancia que debería darse antes de finalizar el presente ejercicio 2019 pero que, a la vista de la actual situación política, entendemos que será difícil que dicho plazo se cumpla -quedando por resolver las incógnitas relativas a los requisitos que pueda imponer nuestra Administración a la hora de incorporar dichas medidas en nuestro ordenamiento-).

  1. “Call-Off Stock” o ventas en consignación

El llamado “call-off stock” es muy utilizado en el comercio transfronterizo de bienes, al permitir a los proveedores mantener existencias o “stocks” de reserva en otras jurisdicciones, en las instalaciones de sus clientes, de forma que puedan garantizar el suministro en un período corto de tiempo / que los clientes puedan disponer de los stocks según sus necesidades.

En la actualidad, y al no existir una regla uniforme en materia del IVA, el tratamiento de esta operación para el empresario que realiza los envíos y posteriormente las ventas consiste en una operación asimilada a una entrega intracomunitaria de bienes en el Estado miembro de partida y una operación asimilada a una adquisición intracomunitaria en el Estado miembro de llegada, seguida de una entrega local de bienes en el Estado miembro de llegada. Esto exige el registro a efectos de IVA del proveedor en este último Estado miembro, siempre que éste no prevea un régimen de simplificación.

Sin embargo, la nueva normativa establece que la entrega intracomunitaria exenta tiene lugar cuando el producto se retira del stock y el proveedor no debe registrarse ni cumplir con obligaciones formales en el estado de llegada.

Dicha simplificación se aplicará tan sólo en aquellos casos en los que: i) el sujeto pasivo remitente de los bienes no está establecido en el Estado miembro de llegada; ii) conoce la identidad y el número de identificación a efectos del IVA de su cliente, al que van destinados los bienes; iii) e incluye los datos relativos a la transferencia de los bienes en un registro específico al efecto (presumiblemente en el Libro-Registro de Determinadas Operaciones Intracomunitarias), así como los relativos a la identidad y número de identificación IVA de su cliente en la correspondiente declaración recapitulativa (Modelo 349);

Como requisito adicional, la entrega al cliente debe producirse dentro del plazo de los 12 meses siguientes a la llegada de los bienes al Estado miembro de destino.

No obstante lo anterior, convendría aclarar cuáles son las consecuencias que puede tener el incumplimiento de uno de los requisitos que se exigen al vendedor para que éste deba considerar existencia de una transferencia intracomunitaria seguida de una entrega interior o si ha de seguir aplicando la simplificación, imponérsele sanciones por incumplimientos formales.

También sería preciso aclarar si únicamente deberán beneficiarse de esta nueva medida los bienes que son enviados a otro Estado miembro a partir de 1 de enero de 2020 o si también es de aplicación a los remitidos con anterioridad.

  1. Ventas en cadena

Las ventas en cadena son operaciones en las que se producen dos o más entregas sucesivas de bienes que son objeto de un único transporte intracomunitario. Sin embargo, sólo una de ellas puede calificarse como entrega intracomunitaria y, por tanto, quedar exenta de IVA (el resto serán consideradas operaciones interiores).

El criterio vigente es considerar como entrega intracomunitaria exenta aquella a la que se vincule el transporte de los bienes, lo cual viene generando multitud de disparidades interpretativas. A partir del 2020, como entrega intracomunitaria deberá considerarse la venta realizada al operador intermedio (cuando este operador se encargue del transporte y comunique al proveedor inicial un NIF-IVA de un país distinto del país de origen de las mercancías -de lo contrario, la entrega intracomunitaria estaría vinculada a la entrega realizada por el operador intermedio-).

Sin embargo, convendría aclarar quién es considerado “operador intermedio” y qué excepciones a la regla pueden plantearse, con el fin de evaluar correctamente su impacto sobre la cadena de suministro.

  1. Obligación de suministrar un NIF IVA para que la operación sea considerada exenta

El NIF IVA de un cliente es actualmente un requisito formal para aplicar la exención de IVA a las entregas intracomunitarias de bienes dentro de la Comunidad. Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2020, se convertirá en un requisito material para la aplicación de la exención, siendo obligatorio que el adquirente suministre a su proveedor un NIF IVA atribuido por otro Estado miembro, válidamente incorporado al Sistema de Intercambio de Información IVA (VIES) para que la operación sea considerada como exenta.

Adicionalmente, es necesario que el proveedor haya incorporado toda la información relativa al adquirente en el correspondiente estado recapitulativo de operaciones intracomunitarias (modelo 349). En caso contrario, el proveedor no podrá aplicar la exención; aunque también debería preverse la posibilidad de que no deba cumplirse dicho requisito cuando el proveedor pueda justificar debidamente sus carencias a satisfacción de las autoridades competentes (tal como se recoge en el nuevo apartado 1 bis del artículo 138 de la Directiva 2006/112).

En cuanto a este punto, sería conveniente esclarecer cuáles son las consecuencias en caso de incumplimiento, qué salvedades incluye la nueva normativa, garantizarse la posibilidad de rectificación de la repercusión del Impuesto si en el momento del devengo no se dispone del NIF IVA del destinatario por estar éste en proceso de su obtención o si se dispone de él con posterioridad, pero se acredita su validez en la fecha del devengo de la operación y agilizar el proceso de concesión de los NIF IVA a los empresarios que participen en este tipo de suministros.

  1. Obligación de demostrar que los bienes han sido expedidos de un Estado miembro a otro. Nuevo artículo 45 bis Reglamento de Ejecución (UE) 282/2011

A efectos de la aplicación de la exención de IVA a las entregas intracomunitarias de bienes en relación con la prueba del transporte intracomunitario de conformidad con el artículo 138 de la Directiva del Consejo, los sujetos pasivos deberán demostrar que los bienes fueron expedidos de un Estado miembro a otro Estado miembro.

Actualmente no existe una regla uniforme entre los Estados miembros para acreditar el transporte intracomunitario, pero de acuerdo con la nueva norma, se presumirá que las mercancías han sido expedidas o transportadas desde un Estado miembro con destino a otro cuando el vendedor indique que las mercancías han sido transportadas o expedidas por él, o por un tercero en su nombre, y que está en posesión de al menos dos elementos de prueba no contradictorios como el CMR transporte, el conocimiento de embarque, la factura de flete aéreo o del trasportista de los bienes, extendidos por dos partes distintas que sean independientes entre sí, del vendedor y del adquirente. Otra alternativa para acreditar el transporte sería que el vendedor estuviera en posesión de uno de esos tres documentos de prueba junto con cualquiera de los siguientes documentos: una póliza de seguro relativa a la expedición o transporte de los bienes, documentos bancarios que prueben el pago del transporte, documentos oficiales expedidos por una autoridad pública, como un notario, que acredite la llegada de los bienes, o un recibo extendido por un depositario en el Estado miembro de destino que confirme el almacenamiento de los bienes en ese Estado miembro.

Respecto a este último punto, convendría aclarar el requisito consistente en que los elementos de prueba no contradictorios deben ser extendidos por “dos partes distintas que sean independientes entre sí, del vendedor y del adquirente”, en concreto, habría que definir cuándo debe entenderse que existe o no dicha independencia entre las dos partes.

Como de costumbre, quedamos a su disposición para comentar o ampliar cualquier cuestión relacionada con este tema.

Diciembre de 2019

Departamento Fiscal