Actualidad

Cuestiones a tener en cuenta de cara a la declaración de renta del ejercicio 2018

Tras las limitaciones introducidas a lo largo de los últimos ejercicios en las reducciones y deducciones aplicables en sede del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante IRPF), a continuación, les detallamos las medidas que aun pueden adoptarse para poder reducir el pago o incluso aumentar la devolución del mencionado Impuesto.

  1. 1. Aportaciones a planes de pensiones y sistemas de previsión social

Las aportaciones realizadas por los contribuyentes a su plan de pensiones disfrutan de una reducción en la Base Imponible del Impuesto. La aportación máxima que puede beneficiarse de esa reducción será de 8.000 euros anuales o del 30% de la suma de los rendimientos del trabajo y las actividades económicas, sea cual sea la edad del contribuyente. Además, aquellos contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga ningún tipo de rendimientos, o los que obtenga sean inferiores a 8.000 euros anuales, podrán reducirse un máximo de 2.500 euros anuales.

  1. Arrendador: Reducción en caso de arrendamiento de viviendas

A pesar de que se eliminó la reducción del 100% para arrendadores cuyo arrendatario tenía menos de 30 años, sigue estando vigente la reducción del 60% de los rendimientos netos (ingresos-gasto), con independencia de la edad y nivel de renta del arrendatario.

De acuerdo con lo anterior, se considerarán gastos deducibles (con ciertas limitaciones):

  • los intereses y gastos de financiación,
  • los tributos (ej. IBI, tasa de basuras),
  • gastos de administración (ej. gastos de comunidad),
  • gastos jurídicos (ej. abogado contratado para redactar el contrato de alquiler o reclamar un impago de alquiler),
  • saldos de dudoso cobro bajo ciertas condiciones,
  • los gastos de conservación y mejora,
  • seguros,
  • servicios y suministros, y
  • la amortización.
  1. Arrendatario: deducción por alquiler de vivienda

Aquellos contribuyentes que con anterioridad al 1 de enero de 2015 hubiesen celebrado un contrato de arrendamiento y satisfecho por ellos cantidades en concepto de alquiler por vivienda habitual tendrán derecho a una deducción. Asimismo, tampoco se perderá el derecho a deducir si se transmite el inmueble a otro propietario con el que se firma un nuevo contrato de alquiler.

De este modo, para los contratos anteriores al 1 de enero de 2015, los contribuyentes cuya base imponible máxima no supere 24.107,20€ podrán aplicarse una deducción del 10,05% de las cantidades satisfechas en concepto de alquiler, bajo los siguientes límites:

  • 9.040€, siempre que la base imponible sea menor a 17.707,20€
  • 9.040 – 1,4125 x (BI-17.707,20), cuando la base imponible sea mayor de 17.707,21 y menor o igual a 24.107,20€
  1. Deducción por adquisición de vivienda habitual

Ya desaparecida, sólo será aplicable a contribuyentes que adquirieron la vivienda habitual con anterioridad al 1 enero de 2013, siempre que se hubiera practicado la deducción en relación con dicha vivienda en 2012 o ejercicios anteriores.

Base de la deducción: cantidades satisfechas para la amortización del préstamo que financió la adquisición de vivienda habitual con un máximo de 9.040 euros por contribuyente.

  1. Deducción por familias numerosas o personas con discapacidad a cargo

Desde el año 2015 aparece los contribuyentes que formen parte de una familia numerosa o tengan personas con discapacidad a su cargo podrán deducirse, como regla general, 1.200 euros anuales si realizan una actividad por cuenta propia o ajena y estén dados de alta en la Seguridad Social o Mutualidad alternativa. En caso de familias numerosas de categoría especial, a partir de cinco hijos, esta deducción se incrementará en un 100%.

No obstante lo anterior, en el ejercicio 2018 se podrán deducir hasta 50 euros al mes adicionales, a partir de agosto, por cada hijo que sobrepase el mínimo necesario para entrar en cada categoría (es decir, desde cuatro para la general y seis para la especial).

Como límite independiente a cada deducción se fijan las cotizaciones y cuotas totales a la Seguridad Social y Mutualidades devengadas en cada periodo impositivo (sin tener en cuenta las posibles bonificaciones que pudieran corresponder). No obstante, si se tuviera derecho a la aplicación de la deducción por ascendiente o descendiente con discapacidad respecto de varios ascendientes o descendientes con discapacidad, el citado límite se aplicará de forma independiente respecto de cada uno de ellos.

  1. Deducciones por donativos

En 2018 se podrán deducir el 75% de los primeros 150 euros donados a entidades sin ánimo de lucro (entre las que se incluyen las Fundaciones u Organizaciones No Gubernamentales, ya no los colegios concertados); el resto de las donaciones que superen esta cantidad, dan derecho a deducir hasta un 30% del importe total que se ha donado. No obstante, cuando en los dos ejercicios anteriores se hubiesen realizado donaciones o aportaciones con derecho a deducción en favor de una misma entidad por importe igual o superior al del ejercicio anterior, este porcentaje se incrementa hasta el 35%.

la Ley de Presupuestos Generales del Estado podrá elevar en cinco puntos porcentuales, como máximo, los porcentajes y límites de dicha deducción cuando las aportaciones se realicen a actividades que tengan la consideración de prioritarias de mecenazgo.

En cualquier caso, la base de la deducción no podrá exceder del 10% de la base liquidable del contribuyente.

  1. Deducciones por cuotas de afiliación / aportaciones a partidos políticos

La deducción será del 20% de las cuotas de afiliación y aportaciones a partidos políticos, federaciones, coaliciones y agrupaciones de electores, limitándose la base máxima sobre la que aplicar la deducción a 600 euros anuales.

  1. Suscripción de acciones

Se pueden deducir el 30% de las cantidades satisfechas en 2018 por la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación, sobre una base máxima anual de 60.000 euros.

  1. Autónomos

A raíz de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo de 24 de octubre de 2017 los autónomos podrán deducirse:

– Los gastos de agua, luz, Internet, gas y telefonía si trabajan en su vivienda habitual. La deducción será del porcentaje resultante de aplicar un 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda dedicados a la actividad respecto a su superficie total (salvo que se acredite un porcentaje distinto).

– Los gastos de manutención que realicen mientras desarrollan su actividad siempre que se realicen en establecimientos de restauración y hostelería, y que se abonen con medios electrónicos de pago. Los límites serán, si no se pernocta, de 26,67 euros al día, si el gasto se produce en España, y de 48,08 euros al día, si se realiza en el extranjero. Si se pernocta, la deducción podrá ser del doble.

Por otro lado, los contribuyentes que desarrollen actividades económicas y cumplan una serie de requisitos podrán deducir los rendimientos netos de actividades económicas del período impositivo que se inviertan en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas desarrolladas por el contribuyente.

  • La inversión en elementos patrimoniales afectos deberá tener lugar en el periodo impositivo en que se obtengan los rendimientos que se reinvierten o en el siguiente, entendiéndose que la inversión se ha efectuado en la fecha en que se pongan a disposición.
  • La deducción se practica en la cuota íntegra del periodo impositivo en que tenga lugar la inversión.
  • La base de la deducción será la cuantía invertida.
  • Porcentaje de deducción: 5%, o 2,5% si se hubiese aplicado la reducción del art. 32.3 LIRPF (20% por inicio de nuevas actividades) o fuesen rentas obtenidas en Ceuta y Melilla a las que se hubiese aplicado la deducción del 50%.
  • Los elementos patrimoniales en que se hubiese materializado la inversión deben permanecer en el patrimonio del contribuyente durante al menos 5 años o durante su vida útil si fuese inferior.

Conviene recordar otros aspectos como la deducción fija de 2.000 euros anuales por gastos de difícil justificación, la deducción por primas de seguro de enfermedad del autónomo y de su familia, la deducción de gastos como la formación, la amortización de los bienes que utilice en su actividad, gastos por relaciones públicas y gastos por viajes profesionales, cuotas colegiales de carácter obligatorio (ej. Abogados, médicos), cotizaciones al régimen especial de trabajadores autónomos (RETA), etc.

  1. Plusvalías para mayores de 65 años

Están exentas de tributar las ganancias obtenidas por mayores de 65 años derivadas de la venta de su vivienda habitual, y el resto de ganancias patrimoniales derivadas de ventas de segundas residencias, acciones o fondos de inversión quedará también exenta si la plusvalía lograda se reinvierte en una renta vitalicia dentro de los seis meses siguientes. La exención, eso sí, está limitada a 240.000 euros.

  1. Pago por incentivos (rentas irregulares)

Si en 2018 se va a percibir una retribución por incentivos que se ha generado en más de dos años, podrá beneficiarse de una reducción del 30% si en los cinco años anteriores no se ha cobrado otro incentivo que también haya aplicado esta reducción. En este mismo sentido, se debe analizar también si se prevé crear una retribución similar en los cinco años siguientes, para así determinar si es mejor aplicar ya la reducción o esperar para hacerlo junto a la que se cobre en el futuro.

  1. Distribución de dividendos

Si se ha tributado por una operación de distribución de prima o reducción de capital, se debe estudiar la posibilidad de distribuir dividendo puesto que el importe de este no tributará hasta la cantidad que ya se haya distribuido anteriormente.

  1. Pérdida de patrimonio

Si se transmite algún elemento patrimonial incurriendo en pérdidas o se arrastra todavía algún saldo negativo de los que van destinados a la parte correspondiente al ahorro, se pueden compensar con las ganancias obtenidas durante el ejercicio por la transmisión de algún activo de los que también van a la parte del ahorro. Si aún queda saldo negativo, se puede compensar con un 25% del saldo positivo de los rendimientos que se incluyan en la parte del ahorro (intereses o dividendos) o en los próximos cuatro ejercicios.

  1. Prestaciones de maternidad

La reciente sentencia del Tribunal Supremo hace que las prestaciones por maternidad/paternidad satisfechas por la Seguridad Social estén exentas de tributar en el IRPF, por lo que ya no se deberán incluir en la declaración de 2018 (y podrán reclamarse las percibidas y por las que sí se tributó en los últimos cuatro ejercicios).

Tras la modificación realizada por la Ley 6/2018, de 3 de julio, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2018 se prevé que el importe de la deducción por maternidad se pueda incrementar hasta en 1.000 euros adicionales cuando el contribuyente que tenga derecho a la misma hubiera satisfecho en el periodo impositivo gastos por la custodia del hijo menor de tres años en guarderías o centros de educación infantil autorizados. Siendo el límite a dicha deducción el menor de las dos cantidades siguientes: la cotización a la Seguridad Social o el importe anual que tengan los gastos de guardería.

Barcelona, diciembre de 2018.

Departamento Fiscal