Actualidad

CORONAVIRUS (XXI).- RDL 23/2020, 23 de junio

El pasado día 24 junio, se publicó en el BOE el Real Decreto-Ley 23/2020, de 23 de junio, por el que se aprueban medidas en materia de energía y en otros ámbitos para la reactivación económica, que incorpora dos importantes modificaciones en el Impuesto sobre Sociedades destinadas a relanzar el sector de la automoción.

Por un lado, el artículo 7 del mencionado Real Decreto-Ley incrementa la deducción fiscal por innovación tecnológica en el Impuesto de Sociedades, del 12% actual hasta el 25% con el objeto de fomentar inversiones en innovación en procesos en la cadena de valor de industria del automóvil en España o mejoras sustanciales de las ya existentes. Esta es una medida temporal, aplicable a los períodos impositivos que se inicien en los años 2020 y 2021 para cuya aplicación la norma exige la obtención de un informe motivado sobre la calificación de la actividad como innovación tecnológica cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos procesos de producción en la cadena de valor de la industria de la automoción o mejoras sustanciales de los ya existentes (en los términos que la Ley del Impuesto sobre Sociedades exige para las actividades de I+D).

Por otro lado, la disposición final cuarta del mismo Real Decreto-Ley incorpora una disposición adicional decimosexta en la Ley del Impuesto sobre Sociedades, que posibilita la libertad de amortización de las inversiones realizadas en el año 2020 en elementos nuevos del inmovilizado material que impliquen la sensorización y monitorización de la cadena productiva, así como la implantación de sistemas de fabricación basados en plataformas modulares o que reduzcan el impacto ambiental, afectos al sector industrial de la automoción. En este caso, para su aplicación, la norma también exige el cumplimiento de los siguientes requisitos:

– Se puede aplicar la libertad de amortización desde la entrada en funcionamiento de los elementos, que tiene que producirse antes de que finalice 2021 y que han tenido que ser puestos a su disposición en 2020.

– No se aplica a los inmuebles.

– En los 24 meses siguientes al inicio del período impositivo en el que entren en funcionamiento debe mantenerse la plantilla media respecto a la del año 2019.

– La cuantía máxima de la inversión a la que se aplica el incentivo es de 500.000 euros.

– Se exige la presentación de informe motivado emitido por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que se debe de solicitar dentro del mes siguiente a la puesta a disposición del elemento, y que debe de ser emitido en los 2 meses siguientes a la solicitud. En caso de haberlo solicitado en plazo, pero no disponer todavía de él cuando se presente la autoliquidación del Impuesto, se podrá aplicar el incentivo y, si finalmente se deniega, en el ejercicio en el que se notifique el informe se debe de ingresar la cuota correspondiente más los intereses de demora.

Como de costumbre, seguiremos informándoles de las novedades que puedan seguir surgiendo a los efectos de afrontar las consecuencias a las que nos ha abocado esta pandemia y sobre cualquier otra medida que pueda afectarles y, si tienen alguna duda en su aplicación, no duden en consultarnos.